Empresa Guroa, instalación y venta de estufas de biomasa

Tienda online de Guroa energias renovables

La moderna tecnología de las estufas y calderas automáticas de pellets ha alcanzado el mismo nivel de automatización y confort que las calderas de gasoil o de gas, alcanzando los mejores niveles de rendimiento y disminución de emisiones.
Existe una amplia gama de modelos de estufas de pellets en el mercado, que permiten calentar espacios de hasta 300 m3.

Existen dos sistemas diferentes de transmisión del calor en una estufa de biomasa:

Estufas de aire

En las estufas de aire, el aprovechamiento de la energía se realiza a través de un ventilador que impulsa el aire caliente desde dentro de la cámara de combustión, para luego poder ser repartido por la estancia a calefactar. Por este motivo, la utilización de este tipo de sistemas se limita a recintos donde no existan barreras arquitectónicas, tales como puertas que comuniquen a otros locales, columnas,…ya que estas impedirían la circulación del aire y no permitirían que se calefactara el espacio correctamente.
La estufa utiliza como combustible el pellet cuya combustión se gestiona electrónicamente. El depósito del combustible está ubicado en la parte alta de la estufa. El rellenado del depósito se realiza a través de una tapa.
El combustible se recoge del depósito de almacenaje (A) y, a través de una cóclea (B) activada por un motoreductor (C), se transporta en el crisol de combustión (D).
El encendido del pellet se lleva a cabo a través de aire caliente producido por una resistencia eléctrica (E) y aspirado en el crisol a través de un ventilador centrífugo (M).
Los humos producidos por la combustión se extraen del hogar a través del mismo ventilador centrífugo, y se expulsan por la boca ubicada en la zona baja de la parte trasera de la estufa (F). A través del ventilador (G) se hace transitar el aire en el intersticio de la parte posterior del hogar, donde se calienta para luego salir al exterior desde la parrilla frontal (I).
La cantidad de combustible y la extracción de humos/alimentación aire comburente, están reguladas a través de ficha electrónica (N) con el fin de obtener una combustión de alto rendimiento.

Canalización de aire
Existe la posibilidad en algunos modelos de estufas de aire de pellet de canalizar el calor generado mediante conductos flexibles a las habitaciones contiguas. Es importante considerar que por los conductos circula aire a alta temperatura, por lo que se deben seguir una serie de medidas de seguridad.
Un punto crítico es el ángulo que se adopte en el conducto: El aire debe poder circular con facilidad por el interior del conducto flexible, sin obstrucciones ni cambios de sentido bruscos.

Estufas de agua

Las estufas de agua tienen un funcionamiento idéntico a una caldera. Estas transmiten la energía del aire de la cámara de combustión a un circuito de agua mediante un intercambiador de calor. Este calor almacenado en el agua se utiliza tanto para el agua caliente sanitaria (ACS) como para el circuito de calefacción, ya sea mediante radiadores, suelo radiante, etc.
La estufa utiliza como combustible el pellet cuya combustión se gestiona electrónicamente. El calor producido por la combustión se transmite principalmente al agua y en menor medida, por irradiación, en el local. El depósito del combustible (A) está ubicado en la parte alta de la estufa. El rellenado del depósito se realiza a través de la tapa.

El combustible (pellet) se recoge del depósito (A) y, a través de una cóclea (B) activada por un motoreductor (C) y se transporta en el crisol de combustión (D). El encendido del pellet se realiza a través de aire calentado por una resistencia eléctrica (E) y aspirado en el crisol por un ventilador centrífugo (F).
El aire para la combustión se recoge en el local (donde tiene que haber una toma de aire) del ventilador centrífugo (F) a través del tubo (G).
Los humos producidos por la combustión se extraen del hogar a través del mismo ventilador centrífugo (F), y se expulsan a través de la boca (H).
Las cenizas caen en el cajón (I) desde donde han de ser recogidas.
El agua contenida en la estufa se calienta y se envía desde la bomba incorporada en la estufa al sistema de calefacción.
La estufa tiene el vaso de expansión cerrado y la válvula de seguridad sobrepresión incorporados. La cantidad de combustible, la extracción dehumos/alimentación aire comburente y la activación de la bomba se regulan a través de ficha electrónica con el fin de obtener una combustión de alto rendimiento.
Salida de humos
La combustión se realiza de forma casi perfecta, no produciendo prácticamente humo, por lo que no se necesita instalar grandes chimeneas. La formación de ceniza también es mínima ya que el rendimiento energético de estos equipos puede ser muy alto.
La salida de humos que requiere una estufa de pellets es de un diámetro muy reducido, con lo que su integración en el edificio resulta muy cómoda y atractiva. Existen diferentes posibilidades para trazar la chimenea al exterior. Todas ellas requieren de una altura mínima de 1,5 metros, lo que las hace muy versátiles tal y como se observa en los esquemas siguientes:
En ambos casos, existe también la posibilidad de funcionamiento con descarga forzada a pared. Esta permite instalar la estufa aunque esté lejos de la tubería; de hecho, los humos expulsados con la ayuda de un ventilador pueden recorrer también tramos horizontales, y salir a través de una pared externa. También puede conectarse a una tubería tradicional. Para un correcto funcionamiento es indispensable garantizar un reciclaje de aire en el local a través de una toma de aire.